Seleccionar página

Las hojas de té son unas de las hierbas medicinales más antiguas que existen, se remonta a más de 4700 años atrás, cuando se elaboraron en China las primeras infusiones con hojas de la planta Camellia Sinensis..  Aunque en la medicina moderna no hay pruebas que constaten las propiedades curativas del té, sus beneficios siguen siendo relevantes hoy en día. Veamos qué es el té y porqué sigue siendo la más apreciada de todas las infusiones.

Descubre el delicioso sabor del té

De dónde procede

Es importante entender exactamente qué califica una bebida como «té». Cuando los científicos usan esta denominación, generalmente se refieren al té negro orgánico, té verde, té blanco, al Oolong o al Pu-erh. El vínculo común entre estas cinco categorías es que todas ellas proceden de de la planta Camellia Sinensis. Los «tés» herbales en realidad no se consideran científicamente como tés, aunque comúnmente se los conoce como tales. Son infusiones o tisanas de otras plantas, como la manzanilla, el hibisco,  o la menta, y tienen diferentes valores nutricionales.

Una característica común de los verdaderos tés, aquellos que se obtienen de las hojas de la planta del té (Camellia sinensis), es que todos contienen, en origen, cafeína. Esto es así porque el alcaloide está presente en la composición química del arbusto. Aún así, para quien no desea o no puede tomar cafeína (también llamada teína en éste caso), existe el mercado té descafeinado.

Los cinco tés verdaderos

Si provienen de la misma planta, ¿qué hace que estos cinco tipos de hojas sean distintas entre sí? La preparación y madurez de las hojas determinan tanto el sabor como el contenido nutricional de cada bebida. Las hojas utilizadas para hacer té negro se marchitan y se oxidan por completo, lo que significa que se secan y modifican a través de la exposición prolongada al aire. El verde pasa por el proceso de marchitamiento, pero no por oxidación, mientras que las hojas del Oolong se marchitan y oxidan, pero no tanto como las hojas del negro. El blanco se hace con brotes jóvenes, y no se marchita ni se oxida. Por último, el Pu-erh se obtiene por fermentación de las hojas.

Té verde, negro y flavonoides

Los flavonoides, moléculas naturales de interés científico por sus propiedades antioxidantes, son unos compuestos potencialmente beneficiosos que se encuentran en las hojas de la planta. Reconociendo el interés de la comunidad científica en los tipos y niveles de flavonoides en los alimentos, diferentes investigaciones científicas han estado midiendo el contenido de flavonoides de una amplia variedad de alimentos desde hace más de una década.  Según las mediciones, la infusión de té verde tiende a contener más flavonoides que la de negro. Por este motivo, hay cierta predilección hacia el verde como más «saludable» que el negro.