Seleccionar página

Una buena taza de té es algo delicioso. El aroma sutil que emana de una taza caliente atrapa los sentidos, y su sabor, que puede ser desde robusto a suave y desde fresco a picante, ofrece algo diferente para cada paladar.

Seleccionar el mejor té del mundo puede ser una tarea complicada. La amplia gama de sabores y la influencia del la tierra de cultivo hacen que cada variedad tenga característica únicas. Aquí descubriremos algunos de los más deliciosos y presentaremos los más caros.

El mejor té del mundo

1. té verde

El té verde proviene de la planta Camellia sinensis. Las hojas se cosechan y se secan inmediatamente para evitar la oxidación. Como resultado, estas hojas conservan su color verde natural y todos nutrientes vegetales saludables.

Beneficios para la salud

El té verde está considerado la variedad más saludable por su alta concentración de antioxidantes. Es el que contiene más cantidad de EGCG (epigalocatequina), un poderoso antioxidante que se relaciona con la prevención del cáncer y favorecedor de la salud en general.

Esta fresca variedad también contiene L-teanina, un aminoácido que solo se encuentra en las plantas de té. Esta sustancia ralentiza la liberación de la cafeína, también presente en su composición, haciendo que su efecto sea más suave y duradero. El té verde es más efectivo que el café para mantener la concentración y la atención.

El verde también se utiliza como complemento para dietas de pérdida de peso. Es una infusión depurativa que ayuda a acelerar el metabolismo y estimula las funciones hepáticas. Se pueden encontrar a la venta extractos y suplementos de té verde, que son en realidad una presentación concentrada de hojas.

Tipos y características

Hay dos tipos principales de té verde: chino y japonés. En China, se tuestan las hojas para evitar la oxidación, lo que da como resultado una infusión de sabor tostado.

En Japón, las hojas se cuecen al vapor durante el proceso, y su aroma final resulta vegetal y herbáceo. La ceremonia del té se realiza en celebraciones formales y es una de las tradiciones más representativas de la esencia japonesa. Es un elemento básico en la cultura del país. 

Los tés verdes japoneses más populares son Gyokuro, Sencha, Matcha y Kukicha. El Matcha es una variedad única, ya que las hojas se muelen en un polvo fino y la bebida se elabora con un batidor de bambú.

Entre los tés verdes chinos más populares destacan Longjing y Biluochun.

El color del té verde puede ser amarillo o verde claro, según variedades. Su aroma es fresco, con notas terrosas, herbales o de algas. Su sabor es suave, pero puede resultar algo amargo si se prepara incorrectamente.

Cuando se habla de beber té para la salud, el té verde es el rey.

2. Té negro

El té negro proviene de la misma planta, pero está mucho más procesado que el té verde. Las hojas de té negro se cosechan, se dejan marchitar, se enrollan, se oxidan y se secan.

La principal diferencia entre el verde y el negro surge durante el proceso de oxidación. Las hojas de té negro se enrollan para crear pequeños cortes que permiten que sus enzimas reaccionen con el oxígeno. Cuando finaliza el proceso de oxidación, las hojas habrán adquirido su típico color marrón oscuro o negro.

Beneficios para la salud

Por el completo proceso de oxidación que soporta, el negro es menos beneficioso que el verde; pero, aún así, todavía contiene una alta concentración de antioxidantes. Los expertos aseguran que el consumo regular de té negro puede ayudar a regular el colesterol, la presión arterial y reducir el riesgo de enfermedad neurológica.

Tipos y características

La mayoría de los tés negros se identifican por la región en la que se cultivan. Los principales productores de té negro son China, India y Sri Lanka, aunque Kenia se ha unido, recientemente, a la producción de esta variedad. Los tés negros más famosos de la India son Assam y Darjeeling, mientras que el té negro de Sri Lanka se conoce como té de Ceilán.

Los amantes y conocedores del té califican el Darjeeling de las plantaciones de Mornai como uno de los más sabrosos. Las hojas se cosechan entre junio y agosto y, tras el proceso de oxidación y secado, presentan un tono negro profundo y rico. Es una bebida de sabor fuerte que se suele consumir con una pizca de leche.

El té negro chino se cultivan principalmente en la provincia de Yunnan. Algunas variedades muy apreciadas son Dian Hong, Yingdehong y Tibeti. Los tés negros chinos tienen un rico sabor a malta con ligeras notas de cacao.

El té negro ofrece un sabor robusto y audaz similar al del café, y es el que contiene más cafeína. Una taza de té negro contiene, más o menos, la mitad de cafeína que una taza de café.

La infusión de té negro es de color marrón oscuro o negro. El sabor se puede describir como terroso con toques de malta, vainilla y/o chocolate.  Se utiliza a menudo como base para mezclas como el masala chai, una bebida típica del sur de la India con té, especias y hierbas aromáticas. También se utiliza en los populares «English breakfast» y «Earl Grey».

3. Oolong

El té Oolong se considera intermedio entre el verde y el negro. Tras la cosecha se somete a un proceso de oxidación parcial, dejando que las hojas se oxiden durante un período de tiempo predeterminado que los maestros monitorizan cuidadosamente.

Los tés Oolong se pueden oxidar entre un 8% y 80% dependiendo del productor. Tras la oxidación, las hojas se enrollan en forma de husos alargados y, así, se empaquetan para la venta.

Tipos y características

Al existir en un rango de oxidación muy amplio, podemos encontrar tés Oolong con una gama de sabores muy amplia. Algunos son afrutados, también los hay ásperos, tostados e incluso con sabor a madera. El resultado al paladar tiende a ser más robusto y terroso cuanto más tiempo se oxidan las hojas.

Uno de los Oolong preferido por los bebedores más experimentados es el denominado Tieguanyin. Es un té chino procedente de la provincia de Fujian que se puede encontrar en teterías de todo el mundo. Su nombre significa «Diosa de Hierro de la Compasión».

Otro Oolong muy popular es el Jin Xuan, originario de Taiwan, con textura cremosa que destaca por un sabor a mantequilla.

La mayoría de los tés Oolong de alta calidad provienen de China, como Red Robe y Dan Cong. El Red Robe proviene de las montañas Wuyi y tiene un sabor fuerte y ahumado. El Dan Cong se produce en la provincia de Gunagdong y ofrece un sabor floral y afrutado.

4. Pu-erh

El Pu-erh también está hecho con hojas del arbusto Camellia sinensis, pero es distinto por su proceso de producción. Esta variedad se envejece y fermenta para desarrollar mayor sabor y aroma. Pu-erh se utiliza en la elaboración de pasteles y panecillos de té.

Tipos y características

Hay dos tipos de Pu-erh: Sheng (crudo) y Shou (maduro). El Sheng es similar en sabor al té verde y generalmente se prensa. Shou se deja envejecer mucho tiempo, hasta 50 años en algunos casos. La mayoría de los Pu-erh Shou comienzan a desarrollar su mejor sabor después de los 5 o 7 años.

El Pu-erh se cultiva, sobre todo, en la provincia china de Yunnan. La mayoría de las plantaciones de té se encuentran en montañas altas. Uno de los tés Pu-erh de la más alta calidad proviene de la factoría Menghai y se conoce como DaYi. Dicen que esta compañía ha creado un proceso especial de envejecimiento y ofrece estupendos Pu-erh maduros.

5. Té blanco

El té blanco también se elabora a partir de las hojas de Camellia sinensis y es el menos procesado de todos los tipos. Las hojas se secan inmediatamente después de la cosecha y se empaquetan para la venta. Suele proceder siempre de cultivos orgánicos y se elabora utilizando solo los brotes y hojas más jóvenes. El té blanco recibe su nombre de la pelusa plateada de las hojas jóvenes.

Tipos y características

Silver Needle es el té blanco de mayor calidad. Está hecho únicamente con los brotes tiernos de la planta. Ofrece un sabor delicado, con notas dulces y textura sedosa.

El segundo té blanco por calidad es el conocido como White Peony. Se elabora con brotes y hojas jóvenes de la planta. White Peony no es tan delicado como Silver Needle, pero al haber más producción resulta más asequible.

6. El mejor té de hierbas

Existen otras bebidas e infusiones que reciben el nombre de «té», aunque no son tés verdaderos, ya que no proceden de la planta Camellia sinensis. A continuación hablaremos de las más populares.

La yerba mate

Esta bebida sudamericana es esencial para compartir en una reunión familiar o con amigos, aunque también se puede disfrutar con ella de un relajante momento en soledad. Tiene tantos entusiastas como formas de prepararlo. Es muy popular en países como Uruguay, Paraguay y Argentina, donde existen tantos entusiastas como formas de hacerlo. En lineas generales, las hojas secas de yerba se sumergen en agua caliente y se consumen tradicionalmente en una calabaza con una pajita de metal.

La yerba mate tiene un aroma muy especial, con un rico sabor terroso y ligeramente amargo. Dependiendo de cómo se prepare, la yerba mate puede tener un sabor ligeramente dulce o resultar excesivamente amargo.

Menta marroquí

Este té de menta es famoso en Marruecos, donde su consumo forma parte de la cultura del país hasta el punto de ser la primera bebida que se ofrece a huéspedes y turistas. La infusión se prepara con hojas de menta piperita y tiene un sabor muy refrescante, parecido a los chicles de menta tradicionales. La preparación típica del té de menta es toda una demostración artística que enriquece la experiencia de beber té.

Rooibos

El Rooibos es un té de hierbas que proviene de las hojas de la planta Aspalathus linearis. Este arbusto crece exclusivamente en las montañas Cederberg de Sudáfrica y sus hojas, de color rojo, que carecen de cafeína. Con el rooibos se elaborara una infusión rojiza de aroma muy agradable que recuerda algo al sabor de las nueces. La bebida es ligeramente dulzona, a pesar de que no contiene nada de azúcar.

Tipos y características

Hay dos tipos de té Rooibos: verde y rojo. El té rojo de Rooibos es la variedad original y tiene un sabor más ligero que la variedad verde. Al paladar tiene un gusto terroso, similar a la yerba mate, con toques florales que recuerdan al té de hibisco.

El té Rooibos verde es más escaso y un poco más caro que el rojo. Tiene un sabor herbal parecido al té verde.