Té descafeinado, ¿es realmente tan recomendable?

Toda la comunidad científica está de acuerdo en que el té es una bebida con grandes cualidades desde el punto de vista nutritivo y saludable. Pero algunos estudios indican que el té descafeinado no funciona tan bien para la salud y el bienestar de nuestro organismo. Parece ser que algo de verdad hay en estas afirmaciones, pero no se puede aplicar a todos los tés descafeinados. Aquí os vamos a explicar qué es el té descafeinado, cómo se le extrae la cafeína y qué métodos pueden dar origen a infusiones poco saludables.

Taza de té

A la hora de analizar el dilema sobre si el té descafeinado es bueno o malo, no sería apropiado dar una respuesta rotunda y generalizada. Así que profundicemos en los hechos.

¿Qué es el té descafeinado?

El té descafeinado son hojas de té que se han sometido a un proceso para eliminar la mayor parte de la cafeína. Debido a que no existe ningún método que consiga separar el 100% de esta sustancia, ningún té descafeinado está absolutamente libre de cafeína. Según la normativa, para que un té se pueda etiquetar como «descafeinado», puede contener  como máximo un 2.5% de su cafeína original.

¿Cómo se descafeína el té?

Hasta hace algunas décadas había numerosos métodos para extraer la cafeína del te, pero en la industria actual solamente se emplean cuatro. Muchos se prohibieron porque utilizaban productos químicos tóxicos, aunque sigue habiendo algunas dudas sobre si los cuatro que se utilizan hoy en día son absolutamente seguros.

A continuación un resumen básico de cada proceso y por qué algunos bebedores de té son escépticos sobre su salubridad.

Dióxido de carbono

Este es el proceso que se considera más seguro y el que mejor conserva el sabor y aroma del té. Al aplicar dióxido de carbono líquido presurizado sobre las hojas, las pequeñas moléculas de cafeína de las hojas de té salen al exterior mientras que las de mayor tamaño, responsables del sabor, se mantienen.

Acetato de etilo

Las hojas de té se sumergen en acetato de etilo, una sustancia que está presente de manera natural en el vino o el vinagre, por ejemplo. Este proceso no entraña riesgos para la salud, pero se sabe que altera el sabor del té. Algunos bebedores de té afirman que este método da como resultado un sabor químico a la infusión.

Cloruro de metileno

Las hojas de té se ponen a remojo en cloruro de metileno, un líquido incoloro que reacciona eliminando gran parte de la cafeína. Es un método muy utilizado, y las autoridades sanitarias permiten su uso siempre y cuando no deje residuos en el producto final. El debate abierto sobre la seguridad de esta práctica se debe a que en más de una ocasión han aparecido pequeños rastros del compuesto en las hojas.

Tratamiento con agua

El descafeinado mediante agua es un proceso que se utiliza desde hace mucho tiempo con los granos de café, pero algunos productores de té han comenzado a aplicarlo en las hojas de té. El agua caliente disuelve la cafeína, junto al resto de sustancias que contiene el té. La solución se filtra a través de un filtro de carbón, que atrapa las moléculas de cafeína sin afectar al resto. Las hojas se vuelven a sumergir en el agua para que absorban nuevamente los elementos extraídos. Este método es totalmente inocuo y seguro, pero está poco explorado en el ámbito del té.

Ventajas del té descafeinado

La principal ventaja la obtienen aquellos a quienes el exceso de cafeína les altera el sueño. Si eres de los que no pueden descansar profundamente debido a esto, vale la pena que consideres pasarte al descafeinado. Podrás disfrutar de los beneficios del té sin preocuparte por pasarte horas desvelado en la cama.

Desventajas del té descafeinado

El té descafeinado no está exento de inconvenientes. La mayoría de ellos son inofensivos, pero poco deseables:

1. No es descafeinado al 100%

Si la cafeína es algo que te causa problemas, el té descafeinado no las evitará por completo. Las hojas tendrán como mucho un 2.5% de la cafeína original, suficiente para alterar a los más sensibles.

2. Altera el sabor

Por desgracia, el proceso de descafeinado no solo elimina la cafeína; lo habitual es que el té descafeinado resulte menos sabroso que el original. La mayoría de los métodos enumerados anteriormente alteran los preciados sabores y aromas de las hojas de té. Parece ser que el método del dióxido de carbono es el que mejor conserva el sabor, pero el que menos se utiliza.

3. Pierde antioxidantes 

Los polifenoles (llamados también flavonoides), son compuestos químicos beneficiosos para la salud que se encuentran en concentraciones muy altas en el té. Aunque no existen evidencias científicas, algunas investigaciones afirman que son antioxidantes útililes en la prevención del cáncer y enfermedades cardiovasculares, y que tienen cierta capacidad de retrasar el proceso de envejecimiento provocado por los radicales libres.

En el caso del té descafeinado con procedimientos químicos, los beneficios para la salud disminuyen considerablemente. Las hojas procesadas pierden cerca del 70% de sus polifenoles. Sin embargo, el té descafeinado con el método del agua puede  retener alrededor del 95%.

Conclusión

El método más utilizado para descafeinar el té es el que emplea cloruro de metileno, que también es el considerado menos seguro porque puede dejar rastros de productos químicos peligrosos en las hojas de té. Los métodos más seguros son los procesos con agua y dióxido de carbono, aunque se da la circunstancia de que son los menos utilizados.

El té descafeinado es bueno para aquellos que desean evitar cafeína, aunque muchos de los beneficios para la salud también se pierden. Salvo en tés descafeinados con agua.

El té descafeinado sigue siendo un riesgo para cualquier persona que sea muy sensible a la cafeína, ya que, aunque sea poca, siempre contiene algo. Si esto te puede suponer un problema, elige otra infusión o tisana de hierbas sin cafeína como manzanilla, hibisco o rooibos.

A pesar del debate existente, el alcance del daño potencial del té descafeinado mediante procesos químicos sobre nuestra salud no está realmente determinado. Pero por simple precaución, lo aconsejable es busques proveedores y marcas que sean transparentes acerca de sus métodos de descafeinado, y compres de los que usan los métodos de dióxido de carbono o agua. Preferiblemente, descafeinado por agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *