Tortas y bloques de té prensado

Si te has adentrado un poquito en el mundo del té, es probable que te haya sorprendido una forma de empaquetado en el que las hojas están comprimidas formando un bloque o disco de té prensado, de mayor o menor tamaño.

Té prensado

A mi me llamó mucho la atención la primera vez que lo vi, al principio pensé que eran tortas o pasteles de té. Pero no, a la larga descubrí los motivos de esta manera de empaquetar el té. Hoy te voy a contar la historia y razón de estos tés comprimidos.

Origen del té prensado

El té prensado tiene más de 3000 años de historia, es la forma de empaquetado más antigua que se conoce, y comenzó a utilizarse por meras razones prácticas: facilitar su transporte en las caravanas de mercaderes chinos por la Rutas del Té.

En algún momento del primer milenio después de Cristo, los comerciantes de té observaron un suceso sorprendente: el té que salía de sus plantaciones recién comprimido, y el que llegaba a sus lugares de destino, en Rusia o el Tíbet, no era iguales. Durante el largo viaje a través de China algo le ocurría al té que lo hacía más dulce, afrutado y rico en matices.

Era el comienzo de la historia del té envejecido. Los ladrillos de té, en el pasado, servían para elaborar la tradicional infusión, pero también se comían, e incluso se utilizaban como moneda de cambio.

En la actualidad se siguen produciendo estos bloques de té comprimido – aunque en menor cantidad – y se hace para venderlos como novedad o como recuerdo a quienes visitan el país.

Según su forma y tamaño reciben diferentes nombres: ladrillos, pasteles, terrones o pepitas de té. Es un formato que se utiliza, sobre todo, para tés fermentados como el Pu erh. Aunque no todo el té prensado es Pu erh  y no todo el Pu Erh se prensa.

Cómo se prensan los ladrillos de té

Para producir estos bloques se empieza por cocer al vapor las hojas o el té molido, después coloca en una prensa donde se comprime hasta adquirir una forma sólida. Algunos fabricantes utilizan prensas que dejan una impresión sobre la pieza, como un diseño artístico o la textura de la tela con la que se presionó.

Los ladrillos de té molido se humedecen con agua de arroz durante el prensado para garantizar que el polvo se pegue. Los bloques recién comprimidos ​​se almacenan y dejan secar hasta que adquieren el grado de humedad adecuado para el transporte.

Cómo usar el té prensado para preparar una infusión

En la antigua China, el consumo del té prensado requería tres pasos diferentes:

  1. Tostado: Después de cortar una porción del ladrillo, el té se tostaba al fuego. Esto se hacía probablemente para desinfectarlo y destruir cualquier resto de moho o insectos que pudieran haber llegado a los ladrillos cuando estaban almacenados. Pero lo cierto es que el tueste también aportaba un sabor agradable a la infusión final.
  2. Molido: Una vez tostada, la porción de ladrillo se molía hasta obtener un polvo fino.
  3. Batido: El té en polvo se mezclaba con agua caliente y se espumaba con un batidor en el momento de servir.

En la actualidad, los ladrillos de té se rompen en escamas, astillas o porciones y solo se les da un enjuague antes de ponerlos a remojo en el agua caliente. El proceso antiguo es hoy en día muy poco común y ha quedado relegado a ceremonias rituales de cata y degustación.

El té como moneda en la antigüedad

Debido al alto valor del té, en la antigüedad y en muchas partes de Asia se utilizaban los ladrillos de té como moneda de cambio. Algo bastante similar al uso de la sal como pago en algunas partes de África. Los ladrillos eran, de hecho, la forma preferida de moneda para los pueblos nómadas de Mongolia y Siberia, que la preferían antes que el dinero en metálico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *